El café

    No podemos dejar de lado el café. Es la semilla de un arbusto, El Cafeto, que puede llegar a tener el porte de un árbol de más de 10 metros, pero se poda a una altura entre 3 y 3,50 metros para facilitar la recolección. De tronco recto y liso. Hojas perennes, lanceoladas y de color verde intenso. Este arbusto da flores blancas y olorosas, parecidas a las del jazmín por su aspecto y fragancia. el fruto es una baya de color rojo o amarilla ( en alguna rara variedad), de forma redondeada, que alberga en su interior dos granos de café y está envuelto por cuatro capas. La más externa, cuyos cambios de color ( del verde al morado) indican el grado de madurez. En el interior, una pulpa mucilaginosa encierra las dos semillas de café de color gris verdoso o amarillento, pegadas por su parte plana y recubiertas de una capa de celulosa amarillenta conocida como pergamino, Por último, cada grano está recubierto a su vez de una fina membrana de tonalidad plateada. Tenemos dos variedades de café:

-Arábica: se caracteriza por un sabor con un contenido en cafeina del 1 al 1,5%. Es cultivado en zona intertropical entre los 500 y 2000 metros de altitud.
-Robusta: se caracteriza por un sabor fuerte con un contenido en cafeina del 2 al 3,5%. Es cultivado entre los 300 y 1000 metros de altitud y es procedente de África.
Saber tostarlo es un factor importante para la obtención de un buen café, ya que es la acción que marca el sabor y el aroma del café. Consiste en someter al café dentro de un bombo giratorio a temperaturas de entre 150º y 225º mediante una corriente de aire caliente. Es importante que los tiempos de tueste sean los menores posibles. En este proceso el café sufre unas variaciones, pérdida de humedad, merma el peso, aumento de volumen y cambio de color. Dependiendo del tipo de tueste, el café puede ser: 
-Natural: ha sido tostado sin ningún otro aditamento. El tueste puede ir de ligero a fuerte, pero lo normal es un tueste medio.
-Torrefacto: durante el proceso de tueste se le ha añadido azúcar. Este azúcar se va disolviendo por efecto del calor y forma una película que recubre el grano. Después se deja tostar hasta que está quemado, dándole al grano un color brillante y ennegrecido y a la bebida un sabor amargo y un color más negro, quedando desvirtuados el sabor y el aroma del café.
¿Es malo el café torrefacto?
Médicos y nutricionistas, desaconsejan el consumo de alimentos quemados, el café torrefacto al estar compuesto por un 15-20% de azúcar carbonizado, me atrevo a englobarlo dentro de estos alimentos desaconsejados (Acrilamina en los alimentos papel de la nutrición en la prevención del cáncer gastrointestinal). Por no hablar que para quitar ese sabor a quemado que nos ofrece el café torrefacto, hemos adquirido la costumbre de añadirle azúcar. En cualquier cafetería española puedes ver como hay quien añade dos azucarillos a su café y ya hace tiempo que la OMS nos está alertando del exceso de azúcar que ingerimos y los problemas que causa de sobrepeso, hipertensión, diabetes, etc.
Si dices que puede ser malo…¿Por qué se sigue vendiendo?
Buena pregunta. Lamentablemente, el consumidor Español asocia el café negro a un buen café. Si toman un café con leche y no está bien negro, se piensan que no es buen café. El consumidor lo demanda, lo pide, lo valora y se ha vuelto adicto al café torrefacto. No olvidéis que el azúcar causa adicción. Mientras el consumidor lo demande se seguirá vendiendo. En este punto  creo que las tiendas especializadas en café repartidas por toda España, estamos haciendo una buena labor de concienciación. Como por ejemplo, escribiendo este post para informarte. Una vez informado… el consumidor es el responsable. Yo estaría encantada que mañana fuera el día en que nadie, absolutamente nadie, entrara a nuestra tienda pidiendo café torrefacto, o café mezcla natural/torrefacto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario