Formas de preparar un té frío

   ¡Hola, hola! Nos llega el verano y con él la subida de temperaturas. Oír la palabra té, uf, ¡qué angustia! ¡con el calor que hace! pues no tiene por qué angustiarnos. Los tés fríos no cuesta prepararlos y sientan de maravilla. Los hacemos en casa tranquilamente y los llevamos con nosotros en termo a cualquier sitio.

   Os diré las tres maneras de poder preparar nuestros tés fríos:

   - La primera y más utilizada por mí. En una jarra de litro (mi caso litro y medio), pongo agua del tiempo y el infusor con cinco cucharaditas de té (mi caso al ser más agua pongo siete). Tapo el infusor y pongo la jarra en el frigorífico durante ocho horas. Transcurrido ese tiempo más o menos, ya tengo el té listo para tomar.

   - La segunda, caliento agua como si fuera a hacer un té normal. Cuando ha transcurrido el tiempo de infusión, le pongo cubitos plastificados reutilizables. Para no aguar el té. (Siempre tengo en el congelador para cualquier emergencia).

   - La tercera, no es utilizada por mí, salvo en el caso de que me hagan el té en cualquier bar, cafetería o restaurante. Se prepara como si se hiciera caliente, pero poniéndole más cantidad de té por taza, porque al echarle los cubitos de hielo, se desharán y sumaremos más cantidad de agua.

   Estas tres formas nos sirven para preparar cualquier tipo de té, rooibos o infusión.
   Así que ¡no seamos perezosos!
    Espero que os funcionen tan bien como a mí. Es un placer poder compartir mis experiencias. Me gusta que os cuidéis.

www.elpalacetedelicatessen.es





Cubitos de plástico reutilizables

No hay comentarios:

Publicar un comentario