Cola de caballo


   Últimamente tenemos muchos consumidores de esta planta. Así que me veo en la obligación de darla a conocer un poquito más.
   Es una planta sin flores y con dos tipos de tallos: uno fértil, aparece al inicio de la primavera y no se ramifica, termina en una espiga de esporas de color beige. Los otros tallos son estériles, los cuales se usan en fitoterapia ( uso de plantas para curar o aliviar enfermedades). Son de color verde y ahuecados, con una especie de nudos escamados de donde brotan sus hojas. Es muy cosmopolita, sale en terrenos arcillosos.

   La cola de caballo quizás sea la más conocida en ayudarnos a eliminar líquidos de nuestro organismo, pero tiene más beneficios:

-Diurética.
-Adelgazante.
-Depurativa.
-Remineralizante para nuestros huesos.
-Mejora el estado de la piel, cabello y uñas.
-Regenerante y cicatrizante.
-Controla hemorragias.
-Mejora la flexibilidad de los tendones.
-Sudor de pies: La cola de caballo es un buen remedio contra el sudor y consiguiente mal olor de los pies. Se puede tratar aplicando una tintura de cola de caballo o con un baño de pies diario. Para que el tratamiento sea más eficaz se puede acompañar de una taza de infusión al día, en ayunas.
-Sudor excesivo en las axilas: Preparar una infusión y cuando esté fría echar unas gotas de vinagre. Usar como desodorante con ayuda de un algodón. Este desodorante también se puede usar para los pies.
Como todo en exceso, también tiene sus contraindicaciones:
Se desaconseja su uso interno durante el embarazo o la lactancia ya que no existen estudios que excluyan efectos adversos en fetos o recién nacidos. Asimismo no se aconseja su uso en niños.

No tomar en caso de:
  •         Padecer gastritis, acidez estomacal o úlceras gastroduodenales.
  •         Padecer diabetes de grupo II.
  •         Padecer edema por insuficiencia cardíaca o renal.
  •        Tener deficiencia de vitamina B1.
  •         Ser propenso a tener el potasio bajo.
  •         Tener problemas de corazón o hipotensión.
  •         Estar usando parches de nicotina o ser sensible a ella.
  •         Tener problemas de alcoholismo.
  •         Estar tomando fármacos como antiinflamatorios o aspirinas.
  •         Tomar medicamentos laxantes o diuréticos.
  •         Haber ingerido alcohol en exceso o irritantes como el picante.
  •         Estar embarazada o en periodo de lactancia.

Nosotros la tenemos para hacerla en infusión como un té. Una cucharadita en agua a punto de hervir y la tapamos durante 5 minutos y lista para tomar.
Podéis echar un vistazo a nuestra web 
www.elpalacetedelicatessen.es





No hay comentarios:

Publicar un comentario